Volver Imprimir
Ud. está en:  » Inicio  » Información General  » Artículos

"Las trombas marinas, aunque bien raras, se dejan ver de cuando en cuando en el litoral" Alfredo Weber 1903*

Evidencias de fenómenos del tipo Tornado en las costas de la VIII Región del Biobío y el Sur de Chile

Hay muy pocas referencias respecto de la ocurrencia de tornados en Chile y por lo general son bastante vagas,  ya que si bien son eventos esporádicos y ocasionales, no constituyen fenómenos ajenos a la climatología del país, aunque tienden a presentarse mayoritariamente en sectores rurales y despoblados. Tampoco  se pueden considerar en sí mismas como evidencia alguna del cambio climático o del calentamiento global.

Entre los casos poco documentados de la zona norte y centro del país, hay variados reportes que corresponderían más bien a torbellinos de polvo  (Huara, Pica, Buin), antes que a verdaderas trombas marinas. Más hacia el sur, una larga lista de localidades costeras e interiores (Chillán, Los Ángeles, Coronel, Lota, Puerto Montt), han registrado como tornados situaciones que deben ser efecto de las violentas microrráfagas de viento sobre los árboles y techumbres, durante los temporales ocurridos en cualquier época del año. Mientras que en la lejana Isla de Pascua, señalan sus habitantes que en los meses lluviosos de mayo y agosto, se presentan trombas en las cercanías del volcán Poike y que eventualmente cruzan toda Rapa Nui, hasta llegar al poblado mismo de Hanga Roa.  

Uno de los episodios más notables ocurrió en la ciudad de Concepción durante la madrugada del 27 de mayo de 1934, en que una tromba marina salió del río Biobío y se internó por el Cementerio, el Mercado y la Avenida Barros Borgoño, cruzó la Plaza de la Independencia, tumbando árboles, pérgolas y bancas, siguiendo su camino hasta desaparecer en el Valle de Nonguén, de tal manera que afectó todo el centro de la ciudad, con daños menores como voladuras de ventanas, puertas y algunos techos. Sin embargo, registra 27 fallecidos, 2 desaparecidos y 599 heridos de diversa consideración.

Aparentemente, el registro más antiguo corresponde al Tornado de Valdivia la tarde del 26 de abril de 1881, acompañado de una fuerte tormenta eléctrica y torrenciales lluvias. Entre los daños producidos se cuenta que desmanteló por completo la Intendencia y la escuela que funcionaba en su planta baja, arrancó de su base la torre de la Iglesia Matriz y los árboles de la plaza, desprendió tejados y arrojó los escombros fuera de la ciudad.

Incluso hay en la Histórica Relación del Reino de Chile, la mención de un  huracanado remolino en la madrugada del 14 de mayo de 1633, el cual desmanteló la entrada del fuerte español San Antonio de la Ribera en Carelmapu, botando un muro de la empalizada y destecha todas las casas de los ochenta soldados, sacándolas desde sus bases, desbarató por completo la capilla de la guarnición y al hacerlo, sus vigas desenterraron los cadáveres del cementerio local. Todo acompañado de ruidos ensordecedores, tormentas eléctricas, nubes oscuras con  abundante aguacero y granizos de un porte similar a la munición de sus arcabuces, los que al caer sobre un mar agitado, le daban la apariencia del agua hirviendo.

 

Al caer la noche del 21 de Junio 2007 en el Golfo de Arauco, durante el paso de un sistema frontal con características de temporal, los habitantes fueron sorprendidos por un fenómeno calificado como "infrecuente", de ocurrencia "improbable" y técnicamente "impredecible". Los testigos indicaron haber escuchado un ruido atronador, vientos que retumbaban en el suelo como si estuviera temblando, una oscura nube en forma de embudo que salió desde la playa, avanzando sobre un extremo de la ciudad, seguido de la caída de granizos del tamaño de habas, voladura de techumbres, caída de árboles, muerte de animales, quebrazón de vidrios, volcamiento de vehículos y varada de embarcaciones. Los daños fueron verificados en terreno por los Organismos de Protección Civil (Municipalidad, Bomberos, Oficina Regional de Emergencias), Capitanía de Puerto Coronel, Carabineros de Arauco y profusamente cubiertos por los medios de prensa locales.

La trayectoria del fenómeno podría establecerse tras analizar la evidencia de los destrozos que dejó a su paso: iniciándose con la mayor violencia en el bosque cercano a la playa, donde quebró gruesos troncos y ramas, arrancando de raíz algunos de los árboles y provocó la muerte de otras aves. Más al sur, en el fondeadero de embarcaciones artesanales, levantó y volcó tres botes, arrojándolos hasta decenas de metros y dañando sus motores fuera de borda. Antes de ingresar al sector residencial, mató a dos caballos y destruyó por completo las construcciones más livianas, demoliendo una barraca aparentemente bien construida, arrancó techos y planchas de zinc y asbesto cemento, arrojando proyectiles que se incrustaron en árboles, paredes y puertas de las casas. En la estación de servicio de combustibles, cambió de dirección siguiendo hacia el Este, volcando un vehículo utilitario de transporte, desmantela un cartel publicitario, derriba otro árbol y quiebra los vidrios del puesto de ventas. Continúa su carrera a lo largo de la calle, tumbando árboles y dañando techos, hasta desaparecer por completo. El notable e intenso período de destrucción, no supera la media hora de duración. Dada la magnitud y focalización de los daños, la clasificación de este inusual fenómeno meteorológico pudiera corresponder a una Tromba Marina (por su origen costero) o un Tornado (por su trayectoria en tierra), descartándose otras posibilidades.

Poco se ha estudiado acerca de la ocurrencia de estos eventos en Chile, por presentarse en forma muy esporádica y en lugares deshabitados, de difícil acceso o en ausencia de mediciones y registros. La Escala de Fujita-Pearson, utilizada internacionalmente para su estudio y seguimiento, presenta la seria limitación de fijar como criterio la evidencia de los daños producidos, clasificando de esta manera sólo como F-0, los escasos reportes nacionales anteriores a este episodio (como el ocurrido en el sector de Ensenada cercano al volcán Osorno).

Por esa razón, a pesar que no hubo desgracias personales que lamentar, la inusitada violencia con que se presentó el Tornado de Arauco, en el mismo día que comenzaba el invierno, motivaron una serie de confusas declaraciones posteriores, por parte de testigos, medios de comunicación, autoridades y versiones contradictorias entre científicos, demostrando la necesidad de estudiar más a fondo el tema.

 

Dos años más tarde, encontrándose la VIII Región del Biobío afectada por un sistema frontal con características de temporal (baja presión atmosférica, abundante nubosidad, precipitaciones, marejada y vientos de componente norte superior a 34 nudos o 63 Km/h), un nuevo fenómeno apareció en la Bahía de Concepción, paseándose por espacio de veinte minutos entre los buques fondeados frente al puerto de Lirquén, en la Comuna de Penco. Sin causar daño a las naves, permitió que fueran fotografiados y grabados en video, con gran cobertura de medios de comunicación. Casi al mismo tiempo, en el poblado Vegas del Itata en Coelemu, otras dos trombas marinas ingresaron a tierra saliendo desde la playa y destruyeron alrededor unas cinco casas, causando lesiones a dos personas.

En la ciudad de Ancud, ubicada al norte de la Isla de Chiloé, durante el paso de la depresión frontal del 12 de Abril 2011, habría ocurrido un fenómeno similar al registrado ya en 1928, causando millonarios daños en una decena casas, por voladura de techos e impacto de escombros, afectando a la Escuela Pudeto y la Feria Municipal, además de arrancar algunos árboles en su rápido recorrido desde el puente Pudeto a la caleta artesanal de Punta Ahui, el que duró escasos minutos, según lo consignan los medios de prensa. No obstante, la construcción liviana de la mayor parte de los inmuebles afectados, genera serias dudas acerca de la fortaleza del evento en cuestión.

Luego, en Hualaihue otro fenómeno desmanteló por completo el jardín infantil de la Escuela de Pichicolo, durante la noche del 07 de junio y en la ciudad de Villarrica, se produjeron cuantiosos daños a la propiedad pública y privada, tendido eléctrico, techumbres, árboles, vehículos volcados y personas heridas. De este llamativo fenómeno hubo abundantes testimonios, fotografías y un par de videos en los que se ven los escombros recorriendo las calles, impulsados por un  intenso viento que describe círculos y acompañado de granizos.

Con todo, conviene no confundir las Trombas Marinas y Tornados con los inofensivos Torbellinos de Polvo o Tolvaneras que se presentan en las tardes cálidas y sectores desiertos; ni con la naturaleza de los Huracanes o Tifones, que corresponden a fenómenos tropicales completamente diferentes en cuanto a su magnitud y duración, que dadas las condiciones atmosféricas y oceánicas de nuestras costas, se encuentran físicamente imposibilitados de desarrollar (corrientes frías, baja temperatura y radiación solar, cizalle en altura), por lo que cuando se habla de vientos "huracanados" sólo se refiere a su intensidad y no a su origen.

Finalmente, en términos de probabilidades estadísticas del clima, a pesar de los escasos antecedentes con que se puede contar, basta considerar el principio de repetición de los fenómenos naturales: lo que ya ha ocurrido antes, necesariamente volverá a ocurrir. Por ello, no es de sorprender que se sigan registrando fenómenos de este tipo en el país y que gracias al mayor acceso a las tecnologías de comunicaciones, tales eventos tengan una mejor cobertura informativa (Cañete e Iloca en julio del 2011, Hualpén y San Carlos el 2013, Puerto Montt y Puerto Varas 2015, Toltén 2016, isla Mocha 2017).

Resumen de los daños ocasionados por fenómenos del tipo Tornados y Trombas Marinas:

16-MAY-1633, Carelmapu: destrucción de 80 casas de madera y graves daños en la capilla del fuerte San Miguel

26-ABR-1881, Valdivia: destrucción total de la Intendencia, Escuela pública y la casa del Sr. Gobernador Carlos Anwandter (actual museo), además del campanario de la Iglesia que fue arrancado y arrojado sobre la Plaza de Armas.

11-ABR-1928, Ancud: destrucción de algunas viviendas y daños en la vía férrea del sector La Arena.

27-MAY-1934, Concepción: daños en la techumbre del Mercado Municipal, arrancando 30 árboles y bancas de la Plaza de la Independencia, casas particulares con puertas y ventanas rotas (27 fallecidos y 2 desaparecidos, 599 personas heridas de diversa consideración y 3.873 damnificados).

18-MAY-1981, San Carlos: arrancó los árboles de la Plaza de Armas, la techumbre y vidrios de la Estación de trenes, caída de 400 postes de luz, daños a vehículos, edificios comerciales, Bomberos y Municipalidad (un total de 2 fallecidos, 1 desaparecido, 323 heridos y 1.524 damnificados, con 480 viviendas afectadas).

21-JUN-2007, Arauco: voladura de techumbres, caída y rotura de árboles, muerte de animales, quebrazón de vidrios, volcamiento de vehículos y varada de embarcaciones (volcando tres botes con daños en sus motores fuera de borda y equipos de buceo, arrojados a decenas de metros). 

14-JUN-2010, Vegas del Itata: dos heridos leves, daños en casas y el Retén de Carabineros (registro fotográfico y videos de otra tromba que pasó frente a Lirquén y Penco).

12-ABR-2011, Ancud: voladura de techumbres y ventanas, caída de árboles, daños en recinto ferial, viviendas impactados por vigas de madera arrojadas como como proyectiles desde la Escuela Pudeto. 

07.JUN.2011, Villarrica: daños a la propiedad pública y privada, tendido eléctrico, techumbres, árboles, vehículos volcados y personas heridas (registro fotográfico y videos). Más al Sur, en Hualaihué: el jardín infantil de la Escuela de Pichicolo, resultó desmantelado.

31-MAY-2013, San Carlos: dos heridos y 232 damnificados, corte de luz, daños en 103 viviendas, dos sedes sociales y cinco florerías del Cementerio Municipal, Liceo Violeta Parra con voladura de techos y ventanas, caída de una pandereta y destrucción de la ferretería "Almet".

01-JUN-2015, Puerto Montt: los techos de una decena de casas y un garage resultaron dañados en sector Lagunillas.

03-JUN-2015, Puerto Varas: se reportan daños estructurales en varias casas.

17-AGO-2016, Toltén: un herido grave, dos casas dañadas y galpones destruídos (registro fotográfico y videos).

17-FEB-2017, isla Mocha: dos casas con daños en ventanas y techos, Alcaldía de Mar con un faro destruído y la estación meteorológica automática dañada (primera medición del viento con 80 Nudos ó 150 Km/h) . Más al Este, en Piedra Azul de Puerto Montt, otro tornado volaba los techos de seis viviendas en construcción, cayendo en un lugar cercano.

17-MAY-2017, San Pedro de Quillota: quince árboles arrojados sobre la carretera 64-H, un camión de carga con daños en su carrocería, destrucción de viveros y techos de galpones.

15-JUL-2017, Theodoro Schmidt: seis casas dañadas, voladura de techos, corrales y dos bodegas destruídas, árboles cortando el camino, animales muertos y heridos. Más al Norte, cerca de Tirúa, otra tromba marina dañaba casas y árboles 


Agradecimientos: Jorge Henríquez Cárcamo (ex-Director ONEMI VIII Región), Diarios El Sur de Concepción y La Tercera, personal naval de las Capitanías de Puerto Coronel y Ancud, Centros Meteorológicos de las Gobernaciones Marítimas de Talcahuano y Puerto Montt, Roberto Rondanelli (Universidad de Chile), Iñaki Moulian (Universidad Austral de Chile), José Vergara (Buen Tiempo.cl) y Juan Quintana (Dirección Meteorológica de Chile).
* Cita tomada de "Chiloé, su estado actual, su colonización y su porvenir" por Don Alfredo Weber, Imprenta Nataniel Mejía 65, Título III "Clima", página 19, Santiago 1903.

http://www.meteomes.cl/tornados en chile.htm

http://www.meteochile.cl/docs/Tornados.zip

http://www.smn.gov.ar/blogs/meterito/pdfs/tornado.pdf

http://www.atmosfera.cl/HTML/temas/huracanes/hur2.html

http://www.dgf.uchile.cl/PRECIS/

http://www.geofisica.udec.cl/index.php?option=com_content&task=view&id=70&Itemid=2

http://www.concepcionpatrimonial.cl

http://www.memoriasdelsigloxx.cl

http://www.3tv.cl/index.php?m=video&v=18828

 

MET003AD